#Juventud Adolescentes que identifican emociones negativas son menos propensos a sufrir #Depresión

#SaludMental Psicólogos estadounidenses han descubierto que la forma en que un adolescente puede describir sus propias emociones negativas depende que tan bien maneje el estrés y al mismo tiempo, el riesgo de desarrollar depresión.

Daria / MTV, 1997–2002

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Emotion.La cognición emocional es muy importante no solo para la socialización, sino también para determinar el propio estado psicológico. En muchos sentidos, esto concierne a las emociones negativas: la capacidad de distinguir la ira del resentimiento y la irritación de la tristeza dependen de la capacidad para hacer frente a estas emociones y expresarlas, y, como resultado, también depende el estado mental de una persona.

Al mismo tiempo, la mayoría de los estudios existentes sobre la relación entre la capacidad de identificar emociones negativas y el riesgo de desarrollar depresión están dedicados a los adultos. Pero no se sabe casi nada de cómo sucede esto en los adolescentes, especialmente con altos niveles de estrés.

Con la ayuda de un diario

Los científicos decidieron averiguarlo bajo la guía de Lisa Starr de la Universidad de Rochester. Ellos sugirieron que la capacidad de determinar las propias emociones negativas puede regular cómo el estrés afecta el desarrollo de la depresión.

En su estudio, participaron 233 adolescentes con una edad promedio de 16 años.Al comienzo, los participantes llenaron cuestionarios sobre la presencia en sus vidas de estrés permanente o temporal y situaciones estresantes (por ejemplo, muerte de familiares, divorcio de los padres, acoso escolar, etc.) y su propia reacción ante ellos. Además, participaron en una entrevista en la que psicólogos profesionales evaluaron sus síntomas de depresión.

Gráfica de la relación entre la depresión durante la segunda etapa de medición y la cantidad de estrés en adolescentes con alta y baja capacidad para expresar emociones negativas
Lisa Starr et al. / Emotion, 2019

Una semana después del inicio del estudio, los adolescentes debían llevar un diario del estado de ánimo cuatro veces al día: registrar datos sobre los factores estresantes y sus propias reacciones ante ellos. Después de un año y medio, los participantes fueron entrevistados usando los cuestionarios y entrevistas ya utilizados.

Los científicos han descubierto que la baja capacidad para identificar sus propias emociones negativas (por ejemplo, de las entradas del diario: la frase “Estoy muy enojado” en lugar de “Me siento mal”) se correlaciona con grandes indicadores de depresión en respuesta al estrés.Además, un año y medio después del inicio del estudio, los adolescentes que expresaron peor sus propias emociones, con más frecuencia se deprimían en respuesta a los diferentes niveles de estrés experimentados. Ni el estrés ni la depresión dependían de la capacidad de expresar emociones positivas.

La vida del adolescente es dura

En la adolescencia, una persona puede ser muy vulnerable psicológicamente en situaciones estresantes. Además, el estrés experimentado puede afectar fuertemente su desarrollo emocional y llevar a la aparición de trastornos mentales en el futuro. La capacidad de comprender y describir su propio estado emocional, como lo demuestra el nuevo estudio, puede afectar el estado mental de los adolescentes.La salud mental puede verse afectada negativamente por el estrés, no solo en la adolescencia, sino también en la infancia. Además, las experiencias traumáticas de la niñez hacen que el cerebro sea más vulnerable a la depresión y también aumentan las posibilidades de que la enfermedad regrese. 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

gvtnoticias

Desde San Luis al mundo, lo que necesitas saber...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *