#Reflexiones Miedo al lenguaje inclusivo

#Reflexiones Navegando por la web, me encontré con esta excelentes palabras. Reveladoras frente a un tema que asusta más de lo que debería: “el lenguaje inclusivo”. La mismas decían lo siguiente:

Yo me pregunto, hasta que se empezó a usar el lenguaje inclusivo, ¿cuántas veces habías pedido el menú en braille? ¿Cuántas veces habías pedido una carta con pictogramas? ¿Cuántas veces habías pedido que el mozo/moza sepa lengua de señas?

Y me pregunto también, ¿por qué creerás que son excluyentes? ¿Acaso no sería mejor sumar reclamos y exigir cada vez por más derechos en lugar de denostar algunas luchas para ganar las propias?

¿En qué te afecta el uso del lenguaje inclusivo? Uso que, además, no es obligatorio. Solo lo emplea aquella persona que se siente cómoda, que lo elige. Es casi tan ridículo como estar en contra de que dos personas del mismo sexo se enamoren y se casen.

¿Por qué algo que no te agrede, no te violenta ni te ataca debería estar prohibido?

Entiendo que te suene raro e incluso hasta tonto. Entiendo que no quieras usarlo porque te parece una “deformación del lenguaje”. Y ya que reclamamos por discusiones anexas, aprovecho a agregar otra pregunta: cuando el lenguaje se deformó para usar palabras como “trola”, “puto”, “trava”, “mariposón”, “puta” ¿también te ofendiste?

Cuando el lenguaje se deformó para dañar expresamente a la diversidad provocó más risas que reclamos.

Socialmente aceptaste (aceptamos) ciertas palabras que tampoco permite la RAE, pero que fueron muy útiles para demarcar, para aislar, para burlar y para lastimar.

Me suena insólito que deposites tu lucha contra la lucha de otres, cuando tranquilamente podrían ir juntas.

Las personas con discapacidad han sido históricamente apartadas, pero nadie que use el lenguaje inclusivo pretende seguir escondiéndolas, todo lo contrario.

¿Cuál es la necesidad de gastar tus energías en invisibilizar a las diversidades? ¿Por qué te preocupa que nombremos a aquellas personas que se perciben distintas a vos? ¿Por qué tenemos que seguir sometiéndonos al genérico masculino que no ha hecho otra cosa que ocultar al resto del universo?

¿No te gusta el lenguaje inclusivo? Hay una solución hermosa y gratis: no lo uses, nadie te lo va a exigir.

Ojalá los bares y los restaurantes se llenen de pictogramas, de rampas de acceso, de impresos en braille y de lengua de señas. Ojalá también se llenen de personas trans que en pleno Siglo XXI siguen relegadas a la calle, a la prostitución, a la violencia y al estigma social.

Ojalá haya lugar para todes y que eso no te enoje.

Ojalá podamos darle entidad a todes, porque no existe lo que no se nombra. Lo leí por ahí y lo copié!!!!

¿No te gusta el lenguaje inclusivo? Hay una solución hermosa y gratis: no lo uses, nadie te lo va a exigir.

Yo me pregunto, hasta que se empezó a usar el lenguaje inclusivo, ¿cuántas veces habías pedido el menú en braille?…

Posted by Monica Altamirano on Saturday, January 25, 2020
Yo lo encontré en esta fuente, pero tampoco es su autora

Fuente: Anónima

GVT Noticias

Desde San Luis al mundo, lo que necesitas saber...

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: