20211207 - bandera ,suiza, Flag-map_of_Switzerland, pixabay,

TECNOLOGIA. La eutanasia o muerte digna es un derecho cada vez más vigente en el siglo XXI y Sarco es el uso de la tecnología en una capsula para ponerla en práctica.

La dignidad es uno de los principios más básicos de la vida humana. Un derecho universal que no debería ser cuestionado sobre todo en cuanto a la forma en que se vive refiere.

Por cuestiones éticas, principalmente, asociadas a cuestiones religiosas, dicha discusión a sido relegada en el tiempo. Sin embargo, este nuevo milenio donde lo silenciado sale a la luz -se quiera o no- pone sobre la mesa una discusión necesaria

El derecho a morir dignamente

Hay personas que parecen enfermedades que hacen que sus vidas sean realmente un calvario.

Muchas de ellas, no solo las sobrellevar, sino que quieren vivir a pesar de ello. Sin embargo, hay muchas que desean morir y hacerlo de manera digna.

La eutanasia, muerte digna o muerte legalmente digna, es una discusión que atraviesa el mundo entero. Tras de ella, hay un manto de hipocresías que el mundo moderna cada vez más se anima a cuestionar.

Tecnología: Sarco, la cápsula de la eutanasia

Según informó Página 12:

La cápsula impresa en 3D fue diseñada para facilitar la eutanasia y podría convertirse pronto en una alternativa legal para la muerte asistida en Suiza«.

Al ingresar en la cápsula, el paciente debe digitar un código que hace que se empiece liberar nitrógeno. Ese gas adormece definitivamente a la persona, que podrá ser sepultada en la misma cápsula. «No hay pánico ni sensación de asfixia”, aseguran sus creadores.

Cabe resaltar que en Suiza «El suicidio asistido se practica desde la década 40 en el país europeo. La ley lo respalda y el Tribunal Federal suizo estableció en 2006 que toda persona en uso de sus capacidades mentales (sin tomar en cuenta si eran o no enfermos terminales) tiene el derecho a decidir sobre su propia muerte».

¿Cómo funciona?

Según informó Página 12:

Sarco es una cápsula impresa en 3D, con apariencia de ataúd con paneles transparentes, y se asienta sobre una plataforma elevada que se inclina en ángulo.

El paciente, al ingresar en ella, debe digitar un código –que previamente le fue enviado tras una evaluación psiquiátrica– que hará que el dispositivo comience a liberar nitrógeno. Ese gas adomercerá definitivamente a la persona, que podrá ser sepultada en la misma cápsula.

La muerte se producirá por hipoxia e hipocapnia, es decir, por la privación de oxígeno y dióxido de carbono, respectivamente. No hay pánico ni sensación de asfixia”, aseguró Nietschke.

Para su puesta en funcionamiento en Suiza, el especialista comentó que buscará un cambio en la metodología de la muerte asistida: “Actualmente, un médico o grupo de médicos deben involucrarse recetando el pentobarbital sódico y también confirmar la capacidad mental de la persona. Queremos eliminar cualquier tipo de evaluación psiquiátrica en este proceso y permitir que el individuo la controle por sí mismo”.

Fuentes: Xataca / Página 12
Foto: Wikimedia Commons

APORTAR en GVT Noticias
A %d blogueros les gusta esto: