Reflexiones: Nuestra Argentina bipolar es tan sólo un peldaño más de un mundo agrietado. Por el creciente número de discursos de odio, la pérdida de credibilidad y el desmoronamiento de los sistemas democráticos.

Recientes encuestas revelaron que la Argentina se encuentra atravesada -aún- por la grieta. Esa misteriosa y siniestra perspectiva de la realidad que divide todo en dos caras. Que posiciona de un lado o del otro como una verdad absoluta. Donde la cara opuesta es vista como un enemigo que no puede ni tiene nada de razón.

Los medios de comunicación, la Justicia, la clase política, las redes sociales, las desigualdades, la corrupción son sólo algunos de los puntos que la acrecientan.

Aunque pareciera que la grieta es un fenómeno netamente argentino, no es así. Lo cierto es que la polarización política y renacimiento de discursos extremistas a la hora de legitimidad y criticar es un fenómeno mundial.

Tal es así, que en Estados Unidos se vivirán unas elecciones sumamente polarizadas por intereses totalmente contrapuestos en un contexto de creciente violencia social. Algunos especialistas incluso hablan de la posibilidad de una “segunda guerra civil” en el país norteamericano.

Es cierto que estamos lejos de ello. Nuestra cultura no belicista nos mantiene – algo a salvo-. Sin embargo, la polarización del mundo, el creciente número de golpes de Estados, disolución de Congresos, fraudes electorales y manipulación política hacia la violencia son preocupantes.

Son casos lejanos y cercanos. Tanto en el tiempo como en lo geográfico. Del otro lado del charco sólo basta ver lo que sucedió en Hungría, Ucrania y Bielorrusia donde la democracia directamente perdió vigencia. También hay que destacar los movimientos radicalizado que protestan en Inglaterra, Francia, Italia, Alemania y España, sólo por nombrar algunos.

De este lado, son casos ejemplares lo sucedido en Paraguay (2012), Brasil en 2014 y 2018, Bolivia (2019), Colombia (2020), Perú (2020) y Venezuela hace varios años.

Aunque parece algo lejano a nuestra sociedad, “las balas vienen picando cerca” y hablo literalmente de balas por qué los movimientos radicalizado suelen estar armados.

El documental “El dilema de las redes sociales”, realizado en base a entrevistas con ingenieros y desarrolladores de Facebook, Google, Instagram y otras redes, evidencia la enorme preocupan de un problema que se acrecienta. Algo que se ha salido de control.

La pérdida de la racionalidad, el incremento de los discursos de odio, la difusión de fakes news que ganan más adeptos que la verdad, son sólo algunas de las aristas de un problema complejo que aqueja al mundo entero.

Foto: geralt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *