Reflexiones Desde la oposición, la falta de candidatos reales y proyectos sustentables con apoyo social, han hecho que pegarle a Fernández se transforme en un deporte nacional. ¿Pero cuál es la realidad?

“Alberto Fernández, además de estar grogui, se dedica a simular fortaleza, sin mayor éxito, en vez de a corregir los errores que lo están llevando a una extrema debilidad”, inicia la nota de TN atacando al cuello sin piedad.

En la parte de arriba, TN intenta instalar la idea de un Alberto Fernández débil. En la parte de abajo, la Consultora Zuban Córdoba evidencia con datos estadísticos como el presidente paso de tener un 97,0% de aprobación a un 64,5%. Algo incluso saludable para la democracia.

Hay cosas que ya son muy evidentes:

1. Que la oposición no tiene una sola idea que atraiga.

El gobierno de Macri no dejó nada bueno sobre la mesa…y la gente lo sabe. Casi en el 80% de la sociedad es algo que se afirma. Hasta en sector más ferviente anti K (aunque no lo diga). Esa falta de ideas, genera un problema. Sobre todo con un presidente que en marzo de 2020, llegó a tener una visión positiva del 97,0%. Sin proyecto y con un presidente con alta estima popular, es un problema.

2. Los medios disputan más que sus candidatos

El sector que representa a la oposición es un medio de comunicación, que lleva consigo a otros. Sabemos que medio. Y este título lo ofrenda. La visión positiva de Alberto Fernández al 18 de septiembre de 2020 es equivalente al 64,5% mientras que la negativa es del 34,4%.

Algo bueno para la democracia. No nos sirve un mandatario que lo apoya el 100%. Sin embargo, si usted lee este peculiar titulo de TN: “¿Qué nos espera si Alberto Fernández se sigue debilitando?”, con una sugestiva foto de Cristina con Alberto (https://bit.ly/30bmEvc) demuestra que a la falta de capacidad y proyectos, se suman el explicito movimiento que hay para que “Alberto Fernández no termine su mandato”.

Lo hacen con portadas, denunciando fraudes (mientras ellos mismos gobernaban. Cabe aclara que Dujovne trabajaba en TN y fue ministro de Finanzas de la Nación), divulgando discursos de odio (pujar sin argumentos, dividir), machando la misma idea todo el tiempo en lugares insospechados.

¿Por qué? Porque la realidad es que no tienen un solo candidato que proponga algo a la sociedad. No hay un proyecto sustentable dentro de Juntos por El Cambio, Cambiemos, Juntos Por TN, Clariniemos…. El vaciamiento de la política es brutal. El único que sobresale es Rodríguez Larreta, quien se está empezando a cortar solo. Pero con una sola persona no se puede. Y abajo de él, la imagen negativa es mayor a la positiva en todos los casos.

En la parte de arriba, TN intenta instalar la idea de un Alberto Fernández débil. En la parte de abajo, la Consultora Zuban Córdoba evidencia como el presidente paso de tener un 97,0% de aprobación a un 64,5%. Algo incluso saludable para la democracia.

Quizás por eso, se afianzan tan firmemente en Cristina. El ángel y el demonio de este país. La herramienta perfecta para despertar el odio. Odio sin argumentos, porque no se le critica nada que haya hecho mal, sino que se construye una fantasía sobre su gobernanza. No hablan del litio en el norte, del ingreso de Monsanto a la Argentina. Todo eso, no les beneficia porque ellos mismos son los que trajeron esos negocios. Y pegarle por pegarle les sirve. Pero ya no tanto… porque Alberto Fernández en medio de una pandemia, con el país en default, sin Ministerio de Salud durante cuatro años y con una oposición llamando explícitamente a realizar un golpe de Estado, no perdió la compostura.

Sin hablar, que renegoció en 99% de la deuda, financió el 50% de los sueldos de las empresas, la IFE, devolvió a la vida a Ministerio de Salud y otro sinfín de medidas que el bosque no nos deja ver. Incluso, vamos a lanzar otro satélite.

Y para una oposición sin proyectos, sin candidatos y con una imagen sumamente negativa, resulta complejo encontrar algún espacio. No es casualidad que los Bullrich´s (Patricia y Esteban) ahora apoyan a terraplanistas y anticuarentenas. Hablan de que “el gobierno no terminará su mandato”, que ellos los van a reemplazar en 2021.

La grieta se profundiza, pero ellos se están quedando fuera. Y la UCR lo está viendo. Se están haciendo los “dolobus” y cada vez más se alejan como partido de esa estructura (salvo casos como excepcionalmente jugados como Negri y Cornejo que son parte estructural del macrismo).

¿Cuál es su solución de esa oposición sin rumbo? Hablar de que la gente se quiere ir del país. Que el problema es la cuarentena. Hay pocos muertos. Que hay muchos muertos. Se le da mucho espacio a la salud. Que no se le da espacio a la salud. Que “¿Qué nos espera si Alberto Fernández se sigue debilitando?”. Ya no importa con que, hay que pegarle al presidente como un deporte nacional, total desde la oposición en medio de una pandemia…hicieron un montón de cosas para ayudar: por ejemplo, irse de vacaciones a Suiza.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *