RESUMEN SEMANAL #11

Resumen semanal de noticias y reflexiones que nos afectan de manera colectiva. Los temas que marcaron la semana: tercera edición audiovisual, federalismo, ley IVE, vacaciones para afortunados, el mundo pospandemia, desigualdad para todos, Sabella, entre otros.

RESUMEN SEMANAL EN GVT NOTICIAS

Resumen semanal 1.”Iglesia y Estado, asuntos separado” . Tercer video

Resumen semanal 2. Una nueva etapa que depende de tod@s

328 mil afortunadas personas pidieron el permiso protocolar al Gobierno nacional para poder veranear este año. ¿Por qué afortunadas? Porque en este país -hoy-, el 44,1% ni siquiera está morfando todos los días. Y ni hablar que 6 de cada 10 pibes y pibas son pobre. En menos de 5 años, aumentó en un 50% la pobreza y ni hablar la desigualdad. Si a ello le agregamos la pandemia, el caldocultivo es mayor.

Por eso, le invito a agradecer lo que tiene. A darse cuenta que -si es parte de esas 328 mil personas personas o todavía no pide el permiso de turismo- recuerde que, mientras hay gente que está pensando como va hacer para comer esta noche, usted está pensando -seguramente con enojo- “como me complican la vida para irme a Brasil”.

Todo es una perspectiva en este mundo y dejar de mirar para otro lado, te hace comprender que a veces “tenemos mucho más de lo que necesitamos” y no lo podemos valor. O nos enseñaron a necesitar más de lo realmente necesario.

Por eso, si luego de este año de mierda -donde 25 millones de latinoamerican@s perdieron su empleo- tendrá la posibilidad de irse de vacaciones igual, disfrútelo… pero no se olvide que será parte de una minúsculo parte del mundo. No sólo de Argentina. Y si puede hacerlo, muévase, cómprele a las pequeñas pymes y artesanos. Compre comida casera. Alquile a las familias. Promueva el mercado interno. Disfrute ayudando a su país.

Resumen semanal 3. Por primera vez en 200 años…

Por primera vez en 200 años, el país comienza un proceso para descentralizarse de Buenos Aires. Y lo hace sin que haya una guerra, un golpe de Estado o algo similar de por medio para impedirlo. Aunque en este contexto y con esta oposición que tenemos, cuesta cantar victoria.

Pero más allá de eso, Desde el gobierno nacional se cumplió con una promesa de campaña: iniciar un proceso de federalización de Argentina mediante la aprobación de la ley de Capitales Alternas (algo anunciado en el discurso inicial del Congreso en marzo por el electo presidente).

Capaz esta ley hasta le parezca una boludes simbólica, pero no lo es. Se dio un paso importante para que -de una vez por todas- el federalismo, (ese que ganó la segunda guerra civil en el siglo XIX pero que no se ha predicado realmente). Y lo digo con esa historia porque si nos comparamos con el país que más al norte esta, allí ganaron la guerra civil los federales (o la Unión, que era su nombre) pero aplicaron sus ideas; y por ello -entre otros motivos- hoy son potencia (además de tener una oligarquía proindustrial) .

De este lado, ganó un supuesto federalismo pero la oligarquía rentista de materias primas trasladó y concentró todo en Buenos Aires y se dedico a cuidar un mercado colonial como lo es el de ser productores meramente agropecuarios. Y cada año que pasaba, la concentración fue mayor.

Al punto tal que los medios comenzaron a vendernos que “lo que pasa allá, pasa en el país”. A punto tal, que esa oligarquía comenzó a habitar las ciudades, muy lejos de donde estaban las producciones de sus riquezas. Pero esa es una historia larga y compleja. Los años…caminar “la calle” y las distintas calles de distintas ciudades de mi país…me ha enseñado que muy lejos está Argentina de ser Buenos Aires.

En el interior, los aires son muy distintos. Desde el oxígeno mismo que se respira por su propia combustión química hasta el aire social producto de escuchar y saber quién es el otro, conocerlo. Sentirlo más cercano al menos en términos humanos. Y en el interior, incluso en ciudades gigantes como Córdoba, Mendoza, Salta… la gente no es igual a la que habita la capital nacional. En otras palabras, realmente no nos representan. Ni la soberbia, Ni la ignorancia sobre la naturaleza. No nos representa la imagen que construyeron de Argentina en el mundo.

Eso es Buenos Aires, no Argentina. Por eso y un sin fin de motivos que harían eterno este texto, estoy totalmente de acuerdo con la ley de Capitales Alternas…Creo que es empezar a cumplir el sueño de Alfonsín. Y que -poco a poco- saquemos las instituciones centrales de Buenos Aires. Porque como le dije a un lector hace unos días, hace 200 años que nos reunimos en Buenos Aires y las formas no cambian. Cambiando el lugar quizás cambien -de una buena vez- las formas políticas. Ya es hora.

Se cumplió un nuevo aniversario de la “Superfinal” en Madrid

Resumen semanal 4. Acabando con la hipocresía

Comienza un debate que marcará historia en la Argentina. Sobretodo porque ese debate que seguro se transformará en ley va ganando adeptos dentro de la sociedad a medida que se va tomando conciencia sobre su finalidad. En menos de un año, en Argentina del 44% de la sociedad se superó al 50%.

Una mitad que comienza a comprender que la hipocresía y el silenciamiento no son soluciones frente a la realidad. “Que hacerlo en la clandestinidad” no le resta realidad.

Es tiempo de terminar con los sótanos de la democracia y la hipocresía. La legalización del Aborto o ley IVE trae consigo varios debates interesantes a nivel social. Primero que será acompañada de una ley de acompañamiento a la maternidad, segundo que se reforzará la ESI o Educación Sexual Integral para prevenir y tercero que la decisión la tomarán las personas involucradas…y no la moral de quienes practiquen los efectos del sistema de salud.

Si vamos hablar de “salvar las dos vidas” comencemos por los 6 de cada 10 niños y niñas de Argentina que viven bajo la línea de la pobreza. Nada es obligatorio…pero sin esta ley lo único obligatorio es la hipocresía de ocultar algo que pasa y seguirá pasando. ¿Argentina vuelve al mundo? Lo veremos en breve.

5. Un país cada día más desigual…

Cada día se hace más difícil la vida del día a día. Sobre que la estructura nacional esta endeble, el endeudamiento masivo fue nefasto. Que el 44,1% de la población viva bajo las líneas de la pobreza es duró. Es volver a ese 2001 que parecía tan lejano hace pocos años. Con déficit, errores, necesidad de mejorar, pero ese “2001” estaba muy lejos. Hoy estamos a sólo un 6% de estar en los mismos niveles de pobreza. Y sube la comida, sube el gas, la luz, sube Internet, sube la carne y las verduras, el dólar, todo sube. Lo único que no suben son los sueldos.

Hay que entender el momento que vivimos, la pandemia. Seguro, pero las cosas como son. Y lo cierto es que la cosa se esta poniendo jodido en las calles.

Ta duro conseguir trabajo, ta duró llegar a fin de mes. Hay que reconocer que el Estado destruido que recibió Fernández hizo demasiado frente a una crisis sin precedentes a nivel mundial. Pero la peor herencia que recibió fue la del odio…porque ese sector que se fugó USD44.000 millones, durante la pandemia sólo echo nafta al fuego, incentivo la grieta cuando el país necesitaba unidad para hacerle frente al equivalente moderno a la tercera guerra mundial. Y mientras no nos unamos, las cosas van a seguir empeorando.

Mientras sigamos debatiendo lo que no nos concierne, lo innecesario, mientras la vida sigue…vamos a seguir desunidos y la pobreza continuará subiendo al igual que otros indicadores. También es cierto que el efecto rebote de la economía ha sido fuerte. Que se logró estabilizar el dólar. Se benefició el 95% de la deuda privada. Pero parece que no alcanza. Parece que nada alcanza.

Hace unos días veía a un diputado opositor apoyar la ley de alimentación saludable pero la votaba en contra. Insólito. Pero real y parte de lo que vivimos. Para hacer frente al mundo que viene, hay que recuperar la fuerza del Bicentenario. Pero no la de la casa de Tucumán cercada por el ejército y con un solo invitado: el rey de España.

No, yo le hablo del gritó que dimos millones de argentinos y argentinas en el 25 de mayo de 2010. Esa revolución donde estábamos unidos por una causa común. Hay que recuperar esa fuerza para creer. Porque la economía es confianza, la política es confianza. La vida es creer…Y debemos recuperar esas ganas de creer que este es y será de nuevo un gran país.

5. El ataque de los trolls negacionistas

Ayer vi un curioso movimiento en las redes sociales. Se trataba de gente (en su mayoría trolls) que se posicionaban en contra de la ley IVE sosteniendo que “es mentira que mueren que mueren 500.000 personas por abortos clandestinos como es mentira que hay 30.000 desaparecidos”. Un doble negacionismo justo -de casualidad- en el día de los derechos humanos. Casual, ponele. Nada es casual.

A uno lo hace pensar que – si los trolls- posicionan la oposición al aborto legal negando los desaparecidos en la dictadura, quiere decir todo indica que hay -al menos- una correlación ideológica entre los que toman esa posición y los que niegan las atrocidades de la dictadura. Porque los troll son cientos de cuentas falsas financiadas que intentan posicionar un tema con argumentos que responden a un sector de la sociedad. Con un argumento que los atrapa. Ojo no estoy diciendo que los pañuelos celestes avalaron la dictadura… pero el accionar de esos trolls busca llegar a ese tipo de personas.

Es decir, el mensaje tiene un correlato negacionista. Y si se invierte en difundir ese mensaje, algún motivo estratégico hay. Con respecto al debate en diputados, muy pocos opositores con discursos y argumentos reales. Muchas palabras realmente vergonzosas, fuera de tiempo, argumentos sin un mínimo de preparación. Es tiempo de volver al mundo. De salir de los sótanos de la democracia.

Legalizar es regular, prevenir, educar. Clandestinidad es hipocresía, negar la realidad y un negocio sin responsabilidades. Ya bien saben que no soy católico. Y en lo personal creo que es necesario que sea ley… no sólo porque estoy a favor de lo que plantea la ley, sino porque gracias a este debate se pusieron cientos de temáticas relacionadas.

El financiamiento de las instituciones religiosas. La doble moral y la hipocresía social.. Por eso, el tema del inicio de este texto… Porque el mayor acto de hipocresía es negar la realidad… es negar la desaparición y la tortura. Los vuelos de la muerte y la venta ilegal de bebés. Durante décadas. Negar la muerte por abortos clandestinos. Negar los abusos intrafamiliares. Hacer caso omiso a la pobreza extrema.

La cantidad de pibes y pibas que no comen todos los días. 6 de cada 10 para ser precisos. Y este tema también pone sobre la mesa esa hipocresía. Porque se predica salvar vidas que están por nacer, pero no hay interese por quienes nacieron sin “la meritocracia” de ser burgueses. Por eso y mucho más: será ley, porque la democracia demanda leyes acordes a los tiempos que corren.

Y si no sucede ahora, sucederá mañana…pero la marea, que le sacó la careta a la sociedad, ya no puede detenerse.

Apoyar a GVT Noticias con $150

GVT Noticias

Desde San Luis al mundo, lo que necesitas saber...

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: