NECESITAMOS UNA LEY DE MEDIOS DE LA DEMOCRACIA DURANTE, COMO LA APROBADA EN 2008. Durante años hablaron que la nueva ley de medios no era democrática. Que atentaba a la libertad de prensa… y bien callados aceptaron cuando Macri la modificó por decreto en 2016 y que ponía prácticamente en vigencia la ley de medios de la última dictadura cívico-militar.

El problema de la desinformación y el monopolio es ese justamente. La nueva ley de medios, de la cual tuve el honor de participar en su gestación y debate. Y el debate fue nacional. Tuve la suerte de participar en Córdoba, Mendoza, Rosario y Buenos Aires.

Planteaba legalmente un sistema tripartito de gestión mediática. Uno donde los medios públicos, privados y cooperativos tenían el mismo lugar: 33% del espectro.

Seguramente a la ley le faltaban muchos detalles a mejorar, errores y falta de implementación… pero al lado de un decreto de una dictadura sobre como se regula la prensa… era año luz más avanzada.

Y ni hablar que fue aprobada en ambas Cámaras del Congreso.

Macri modifica por decreto la Ley de Medios. El Gobierno argentino modificó hoy a través de un decreto la Ley de Medios aprobada durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y creó el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

Planes de Macri «buscarían beneficiar al grupo Clarín». Los críticos del plan de Macri sostienen que el cambio en las regulaciones buscaría beneficiar a los grupos de medios obligados a desprenderse de numerosas licencias por la ley de medios aprobada por el Congreso durante el kirchnerismo, entre ellos el Grupo Clarín.

DW (Alemania) – 05/01/2016

Es más, el día de su aprobación estuve dentro del congreso golpeándole las puertas a Adolfo Rodriguez Saa, Chiche Duhalde, entre otros senadores y senadoras… sin éxito porque estaban en el recinto.

¿A qué voy? Si queremos una sociedad democrática, una ley de medios de la democracia es fundamental.

El «Nunca Más» no es algo que sólo refiere a lo político-militar sino que debe atravesar toda la sociedad y sus instituciones, organizaciones y empresas.

Y no me digan que están en desacuerdo sobre su valor democrático porque repito: #MauricioMacri puso en vigencia una ley por #DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) apenas asumió y no se hizo nada.

El problema de los discursos de odio es que sin regulación pueden «Cambiar el futuro por pasado», otra vez. Y dejarnos silenciados en el Fondo del fondo. O sea: donde estamos ahora desde julio de 2018.

APORTAR en GVT Noticias
A %d blogueros les gusta esto: