San Luis: La educación como factor de progreso.

Noviembre 2014

EDUCACIÓN

Imagen: www.frasesgo.com

Todos nos preocupamos por lo que será de nosotros mañana, en el futuro. Pero ese mañana, se construye hoy. Hay muchas formas pero todas demandan tiempo, constancia, persistencia y capacitación. Y justamente esta última hace la diferencia. Capacitarse es educarse. Conocer. Es adquirir herramientas para enfrentar la vida. Hoy, San Luis es el lugar donde la educación es un factor de progreso.

En tiempos donde la tecnología atraviesa todos y cada uno de los ámbitos de la vida social, tener conocimientos marca la diferencia entre estar dentro o fuera del mercado laboral. Hoy, saber usar una computadora es lo que era saber leer y escribir unas décadas atrás: algo fundamental. Pero su vitalidad no implica que todos tengan esos conocimientos. Y el papel del Estado aquí se vuelve esencial. Un gobierno inclusivo es el que toma en cuenta la necesidad de eliminar el analfabetismo; que busca que todos sus habitantes sepan leer y escribir; que puedan comprender los tiempos que correr. Un gobierno inclusivo participa en la digitalización de su sociedad. Promueve la educación como una política de estado, como una herramienta necesaria para construir Progreso, Desarrollo y Futuro.

En muchos lugares de nuestro país, se invierte en fuerzas policiales para tapar los problemas que generan la falta de herramientas, la ignorancia, el desempleo, la pobreza y la inseguridad. Pero son soluciones a corto plazo. Tierra para tapar baches que el viento se encargará de hacer más profundos. La inversión ha de ser a largo plazo. Cuando Juan D. Perón hizo de la educación una herramienta de acceso público y gratuito, vio en ella un paso necesario para que un país alcance su desarrollo. Para que las clases más postergadas puedan dar un “salto de clase” y acceder a mejores beneficios sociales. Y no son simples palabrerías. Cuantos profesionales existen en este país gracias a la Educación Pública. Quien les habla es uno. Nieto de un mecánico de ferrocarril, hijo de un bioquímico. Hoy habiendo finalizado una carrera universitaria. Todo porque la misma es de acceso público. Un proceso histórico iniciado hace más de sesenta años y que sigue vigente en la actualidad. La Educación es vivir mejor. Pero hoy, las cuestiones son más complejas. El acceso a gratuito no alcanza. Las problemáticas que generan las crisis mundiales y nacionales, el desarrollo incesante de las tecnologías, entre otros, hacen que educarse sea caro. Económicamente difícil de acceder.

Cuando un Estado realmente es inclusivo y trabaja para su pueblo, las crisis se superan. Ese caso, es el de San Luis. Si, nuestra tierra Puntana. Aquí tenemos un gobierno peronista e inclusivo. Un peronismo 2.0 que ha sabido interpretar las necesidades de la posmodernidad. Y ello se vislumbra en hechos concretos. La educación es prioridad, por ello, no solo se busca combatir el analfabetismo en las personas de entre 15 a 70 años, sino que también se trabaja para incluirlos al mundo laboral fomentando la finalización del primario y el secundario, así como también incluyéndoles en la era digital.

Comprendiendo las complejidades económicas de los tiempos que corren, se apoya, se incluye con subsidios para alumnos que buscan progresar. Se permite el acceso a PC´s personalizadas. Se piensa en la salud. En el medio ambiente. Cuestiones que -en tiempos donde el capital gobierna el mundo- parecen irrisorias. Y no suceden en Dubai, en Nueva York. No, pasan en San Luis. Provincia promotora del Plan del «Analfabetismo Cero», del cuidado del agua y el vivir bien. Ejemplo de estabilidad, progreso y desarrollo. En nuestra tierra hoy contamos con un Estado que a la Palabra Inclusión no solo la verbaliza, sino que la hace una realidad.

Imagen: www.frasesgo.com

Anuncios

GVT Noticias

Lic. en Comunicación Social, Periodista y Social Media Planner.