Córdoba: caminando por “la cuna del cambio”

La semana pasada volví a Córdoba después de mucho tiempo. Allí estudie y me egrese como Comunicador Social, hice muchos amigos, conocidos. Fueron 10 años de los 32 que tengo. Lo considero mi segundo lugar. Mi otra provincia, después de mi tierra puntana. Y la verdad es que volver me hizo ver algunas cosas que contrastaban fuerte con la imagen de la Córdoba que hace 4 años atrás había.

Desde la llegada, la gran urbe deja entrever la realidad social del país.

Algunos datos:

  • La ciudad cuenta con 1.391.000 de habitantes, es el segundo distrito más importante del país (después de Buenos Aires y el conurbano) (1).

  • Es el segundo distrito con mayor importancia en la distribución de los recursos de Nación (2).

  • La tijera del macrismo pretende recortarle para 2019 unos 8.134 millones. (A San Luis, unos 2.084 millones).

Llegué a las 6:30 am. Hora del sueño. Y esa gente que está durmiendo/viviendo allí, se la vía con ropa que “no está percudida por el tiempo” y la calle, es decir: tristemente, son pobres nuevos. Pobres de clase media. Gente que se ha quedado sin hogar en los últimos tiempos.  También cabe decir, que es una gran ciudad y que siempre hubo gente viviendo en la terminal, pero ahora son muchísimos.

20180710_Plaza San Martin (1).jpg
Cartel sobre el histórico Cabildo de Córdoba

Seguimos andando. Como no me cuesta mucho socializar, hable con bastante gente, y me la pase observando y escuchando un poco a la ciudad.

Mucha gente rebuscándose para ganarse el mango. O como le dijo un joven a un colectivo de la línea 32: “Estoy cansado, está muy dura la mano”.

O como me dijo un taxista: “Con Cristina no me iba de vacaciones por falta de dólares, pero tenía plata. Con este no tengo plata, ni me puedo ir de vacaciones, ni puedo tener dólares porque salen 30 mangos cada uno”.

O ver el enorme trueque montado sobre el parque Las Heras, donde mucha -pero mucha- gente se acerca para vender y comprar al menor costo.

Gente durmiendo en las calles. Mucha gente pidiendo. Córdoba es hermosa, 10 años viví ahí. Repito, es mi segundo hogar, no busco difamarla. Pero como dice un amigo, “son tiempos macristas” y allí se nota y mucho.

Con el paso de los días, fuimos a pasear por el tren de las sierras o Trenes argentinos, un proyecto implementado hace unos años desde Nación. Parte del proyecto de “la vuelta del tren” propulsado por Florencio Randazzo durante el gobierno de CFK.

Pero lo llamativo no es sólo el paisaje y el tren en sí mismo, sino su costo. Desde Alta Córdoba a barrio Rodríguez del Busto cuesta solo $1 peso. Así como lo escucha: un peso.

El colectivo cuesta $17,22. Desde Córdoba a las Sierras, en tren cuesta entre $5 a $6 pesos…en colectivo cerca de $100. La diferencia es notable. Ni hablar cuando se hacen viajes laborales. Que vuelva el tren, que bajen los costos pero a favor del pueblo.

Atraviesa distintos barrios de la ciudad, y en un trayecto de 40 minutos -lo que tarda salir de ella-, se deja entrever el incremento de las diferencias sociales. Los que tienen mucho y los que cada vez tienen menos.

En mi registro no hay fotos de esas pobres personas en situación de calle, ni de villas, ni de la miseria de estos días, por dos motivos:

Uno, porque no quiero difamar a una provincia que estimo mucho.

Dos porque no fomento ni hago periodismo amarillista. Solo narro la realidad. Y la realidad es que Córdoba “cambió futuro por pasado”.

20180711_Paseo del Buen Pastor (7).jpg
Estatua de Rodrigo Bueno, el símbolo de Córdoba

Otra cosa que noté es el humor social. El cordobés, es por definición gracioso, optimista y siempre busca sacarle el chiste a lo negativo. Algo de eso sigue vivo, pero las caras de la calle, la velocidad de la ciudad, dejan entrever la tensión social producto del creciente desempleo, la crisis económica y el brutal ajuste a las clases trabajadoras que se lleva adelante.

Fueron unos días de paseo, de trabajo, de visita. Cinco días que dejaron entrever que Córdoba cambio… Futuro por pasado.

20180709_133053.jpg
Bajo un puente de la ciudad. La luz y la oscuridad del “progreso de la alegría”.

PD: En mi registro no hay fotos de esas pobres personas en situación de calle, ni de villas, ni de la miseria, por dos motivos: una, no quiero difamar a una provincia que quiero mucho. Dos porque no fomento ni hago periodismo amarillista. Solo narro la realidad. Y la realidad es que Córdoba “cambió futuro por pasado”.


Notas al pie


(1)Resultados Definitivos del Censo de Población, Hogares y Viviendas 2010 (INDEC)

(2) Producto Interno Bruto por provincia. Año 2004: Valor Bruto de Producción, Consumo Intermedio y Valor Agregado Bruto, Impuestos Netos de Subsidios y PIB Provincial.


portada-gif.gif


 

GVT Noticias

Lic. en Comunicación Social, Periodista y Social Media Planner.

Deja tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: