Reflexiones, Justicia,

Reflexiones: analizar el presente es la manera de comprender nuestro futuro. Para ello es indispensable comprender nuestro pasado. ¿Qué nos paso?

Leyendo artículos de política internacional, uno se encuentra con el “resurgimiento de movimientos nacionalistas” en los distintos cauces mundiales. Algo que hace sólo 9 años parecía impensado. Veíamos las incursiones armamentísticas de EEUU en el Golfo Pérsico y medio Oriente como algo fuera de época.

Sin embargo, hoy, esas cruzadas medievales parecen tomar forma en distintas partes del mundo. Y se dan tanto a nivel externo como interno. Desde la posibilidad de una guerra entre Irán y la potencia norteamericana, hasta los discursos -abiertamente- persecutoria que proclama Jair Bolsonaro en un Brasil donde la democracia tambalea desde aquel día en que ganó tras una campaña de “Whats apps” donde se acusaba a su principal contrincante de querer legalizar la pedofília.

Pero no sólo eso, la persecución a opositores, homosexuales y personas que solo piensan distinto cada día es más preocupante en el país carioca. O el muro de Trump y su “cacería de brujas” con los inmigrantes. También hay otros ejemplos, como lo que sucede en Venezuela donde la democracia dejo funcionar. O en Argentina, donde -durante los festejos del Bicentenario de la independencia- el presidente, explícitamente, le pidió disculpas al Rey de España por liberarnos.

Desde el resurgimiento del nacionalismo en Italia y Alemania, hasta la elección de un humorista en Ucrania, donde -su primer medida- fue disolver el Congreso.

Esto sin no olvidar que todos los gobiernos de derecha ultraortodoxa que han ganado elecciones en Latinoamérica (y lo que ha significado para la región), muchos de los cuales denuncian el peligro del “comunismo” como si viviésemos en 1960 (nuestro país es uno, a pesar de que el comunismo ni siquiera representa al 5% de la sociedad).

La crisis financiera global, y la falta de aceptación de responsabilidades, esta llevando al mundo a caminar los mismos pasos que trascurrimos en los comienzos del siglo XX. El tema es que en aquellos tiempos, el nivel de ignorancia era masivo. La falta de acceso a la información era un estricto control. Hoy, con Internet, podría esperarse mucho más de nuestras sociedades.

Reflexiones para hacernos cargo y razonar…

Reflexiones

Como sociedad deberemos replantearnos la realidad, realizar reflexiones y pensar que futuro vamos a construir.

Pero sobretodo como vamos ha afrontar el presente, puesto que el principal objetivo de estos movimientos es la desconstrucción de la historia buscando responsabilidades.

Es decir, como si la historia fuese una sola y comienza con ellos. Paradójicamente, evitando hablar del presente.

Siempre hablando del pasado o el futuro, culpando a otros pero nunca haciendo autocríticas o haciéndose cargo de lo que sucede hoy.

Como si la historia no fuese una corriente de ciclos que se repiten, buscando describirla según sus propios intereses. Como algo que no existió hasta que “ellos” nos trajeron “la verdad”. Una verdad que ha muerto en un presente donde la objetividad han perdido vigencia.

Pero aquí reside lo más importante de ello: realizar reflexiones nos demuestra que nosotros somos responsables de lo que sucede, porque han montado el mismo aparato propagandístico cultural de aquellos tiempos.

Es el mismo circo pero con otra función. La gran diferencia: antes el espectáculo se basaba en la desinformación y el control por falta de datos, hoy se basa en la desinformación por sobreinformación.

Como argentinos, debemos recordar que siempre fuimos un país pacifista y ajeno ese tipo de conflictos. Aún cuando tuvimos tiempos sumamente oscuros, prometimos no regresar Nunca Más.

De lo contrario resurgirán discursos que hablan del comunismo como si viviésemos en tiempos de la Unión Soviética. Parece que el cambio, realmente llegó, el tema es que tienen miedo de él. Quizás por eso, el miedo ha vuelto a ser la herramienta de control.

Para evitar caer en esta locura mundial. Una que nos puede llevar a lo que realmente buscan: una nueva guerra mundial para encontrar quienes paguen la crisis económica mundial que inicio en 2008. Lo hicieron con la 1GM Y la 2GM.

Tendremos que recuperar la racionalidad, dominar las emociones y comenzar a reconstruir el pasado y el futuro pero hacerlo hoy. Para ello, será indispensable el consenso, la tolerancia y -sobretodo- el diálogo.

Deja una respuesta