La guerra simbólica: enterrando la historia

Hoy estamos perdiendo la peor de la batallas: la simbólica, la cultural. ¿Por qué es un problema? porqué el ser humano es un animal simbólico. Ello nos diferencia de los animales. Son los símbolos los que nos enseñan, nos construyen, nos determinan. Y si no me cree que son importantes, solo mire la foto y piense: ¿vamos a sacar a San Martín de los billetes?. Quieren enterrar la historia.

Muchos siguen sin comprender que lo que realmente nos hace humanos, son los símbolos. Esos espacios, objetos, significados que le damos a las cosas. Y con ello, la importancia que les corresponde. Desde como nos definimos a nosotros mismos, hasta como nos definimos con el resto. Incluso, hasta marca el destino de un país. Algunos le dicen historia, otros le dicen emblemas, otros le dicen canciones patrias, otros signos de mi tierra. En definitiva, todos comparten algo: son símbolos.

Así, en pequeñas partes de la vida cotidiana, van apareciendo para mantenerse vigente. Detrás de ello, hay valores. Hay ideas. Hay tiempo. Hay historia. Por eso, en realidad, no son pequeños, sino más bien: las memorias de la historia. La que marcan el camino transitado. Uno que tiene -al menos en este país- más de dos siglos.

El swicher del “cambio”:
el Estado como una empresa…

Así, ver como están queriendo apagar la historia… como si de un swicher se tratasé… hace que uno se ponga alerta. Porque ahí fue que conquistó este brillante aparato de manipulación social llamada Cambiemos. Que de ganar elecciones sabe, pero de gobernar no tiene siquiera principios. Desde la capacidad evidenciada en la práctica, hasta el respeto de principios básico. En otras palabras, son empresarios y el Estado no es una empresa. Para eso existe el sector empresario y el Estado. Cuando el gobierno se transforma en una empresa pierde la sensibilidad social, pierde contacto con la realidad. No porque las empresas sean buenas o malas, sino porque su función es otra.

Pero así mismo, ni siquiera han logrado administrarla correctamente. Volviendo a lo que nos compete, esa visión necesita enterrar la historia. Porque no resisten ni el más mínimo archivo.

San Martín fuera de circulación:
callando la historia, para justificar un presente injustificable.

No se trata de eliminar un billete. Le pidieron disculpas al Rey de España por independizarnos. Una barbaridad… y a solo días de las elecciones, eliminan el billete del General José Francisco de San Martín y Matorras. El padre de la patria. Es mucho. Lo bueno es que cada vez son más los que se están empezando a dar cuenta.

Foto: @Steppinstars 

Imaginen a Estados Unidos cambiando sus billetes. Quitando a George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, Alexander Hamilton y Benjamin Franklin de la mano del pueblo. Porque un billete es un papel que circula entre los ciudadanos. Un símbolo del lugar que habitas. De las personas que le dieron su historia. Ni siquiera son coherentes con sus palabras.

Foto: @geralt

Solo les dejo dos notas. Ustedes humanicense. Simbolicen. Piensen. Saquen sus propias conclusiones.

#SanMartinChau A partir del enero de 2020, eliminarán el billete de $5 pesos. Son muy simbólicos estos muchachos.

Más información:
1)https://es.m.wikipedia.org/wiki/Animal_simbólico
2)https://prezi.com/hpp1boujrzfd/los-otros-sistemas-simbolicos/
3)https://es.m.wikipedia.org/wiki/Interaccionismo_simbólico

gvtnoticias

Desde San Luis al mundo, lo que necesitas saber...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: